El pirata enamorado de la princesa

Había una vez, en el medio del mar, un joven pirata, que se llamaba Felipe. Navegaba a bordo del barco del capitán más terrorífico del mundo.

Barco pirata, Clara B., 26/05/19. (CC-BY-SA-NC)

Un día llegaron a una isla. Esta isla no estaba desierta porque se podía ver un enorme castillo a lo lejos. Al día siguiente, se fue solo a explorar la isla. El camino que el pirata siguió le llevó a la puerta del castillo. Intentaba  ver lo que había al otro lado y vio, en el jardín, a una princesa encantadora que debía tener la misma edad que él. Desde aquel día, Felipe venía todos los días. Un día, cuando el joven pirata estaba mirando a la princesa, hizo ruido y la princesa lo vio. Desde entonces, se hablaron con regularidad. ¡ Se hicieron amigos !

Temprano por la mañana, el capitán decidió  levar anclas. Entonces, Felipe huyó a la isla, para intentar ver, por última vez, a la princesa. Le contó que el capitán quería marcharse. La princesa lloró … Repentinamente, ella lo hizo entrar. Ella lo vistió un poco mejor y se lo presentó a sus padres. Inesperadamente, ellos quisieron casarlo con la princesa.

Así,  vivieron felices hasta el fin de los tiempos.

Clara B., 1°de ESO

 

Category(s): Cuentos

Laisser un commentaire