La amistad de un oso

Érase una vez un lago. Toda la región lo conocía porque allí vivía un oso muy feroz. Un día, un niño que vivía cerca del lago salió a caminar por el bosque donde jugaba todos los días, pero ese día, se aventuró un poco más lejos de lo que habitualmente estaba acostumbrado.

Tan pronto como vio el lago, corrió sin darse cuenta del cartel que indicaba que era una zona peligrosa porque había un oso. Cuando quiso abandonar el lago, no recordaba el camino que había tomado porque todos los senderos eran similares. Como estaba cansado, se sentó un momento para recuperar el aliento, sin embargo se durmió. Cuando se despertó estaba bajo la sombra de un árbol, no obstante tenía sed y hambre. Volvió la cabeza y vio al oso. Asustado, gritó:  « ¡ Ayuda ! » Pero el oso respondió:  – « No te preocupes, estoy amable. Te ayudaré a ir a tu casa « .

Sorprendido, el niño le hizo muchas preguntas al oso. Después, le preguntó si podía llevarle a casa. El oso le mostró el camino. El niño volvió feliz a casa y contó toda la historia a sus padres. Finalmente, el oso y el niño se convirtieron en los mejores amigos del mundo, pero el oso, que quería vivir tranquilo al lado de su lago, pidió al niño que nunca contase su historia.

Théo, 1° de ESO

 

Résultat de recherche d'images pour "image ours et enfant"

El niño y el oso, 24/03/2013, Martine GAILLARD-CADOZ https://www.flickr.com/photos/diandra1/26993633493 (CC-BY-NC-SA)

Category(s): Cuentos

Laisser un commentaire