Antonio y la isla mágica

Érase una vez, en un castillo de Sevilla, un príncipe que se llamaba Antonio. Tenía el cabello castaño y los ojos azules. Con doce años, perdía a María, su madre, desaparecida de una manera muy misteriosa. María era la reina y Carlos, su padre, el rey de Sevilla.

Un día, Antonio salió en un barco para descubrir el mundo. De repente, el barco se encontró en medio de una terrible tormenta y la tripulación fue arrastrada a una isla lejana. Se estaba haciendo tarde, por lo tanto, los náufragos acamparon en esta isla llamada MOANA. Al día siguiente, ellos fueron a visitar el lugar. Moana era muy hermosa. Dragones de todos colores volaban por los aires, las sirenas nadaban en los ríos de agua azul brillante… Antonio llegó a una gruta oscura y se encontró con una bruja que se llamaba “la bruja negra”. La hechicera atacó a los náufragos y Antonio la encarceló. El príncipe encontró a su madre que dormía en una cama de paja. Otra chica también había allí. Rosela era una princesa que también estaba secuestraba.

Antonio volvió a su palacio y se casó con Rosela, un día de primavera. Finalmente, Antonio y Rosela tuvieron varios hijos : Emilio, Lola,  Nina y Paula. El secreto de la isla mágica fue un misterio, no obstante, ellos vivieron felices hasta el fin de los tiempos. 

Kiara, 1° de ESO

Roca, 17/01/2007, Dave Bunnell. https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Seacave_fault.jpg (CC-BY-SA)

 

 

Category(s): Cuentos

Laisser un commentaire