Un abuelo rana

Había una vez un abuelo que, como todos los jueves por la mañana, iba de compras al mercado. Por el camino, conoció a una bruja que lo amenazó con convertirlo en rana, si no cumplía los dos sus deseos. El abuelo, que no tenía elección, aceptó. El primer deseo de la bruja malvada era tener una bicicleta de carreras. Entonces, el abuelo le compró una. El segundo era poder volar sin su escoba. El abuelo no sabía qué hacer. La bruja enojada, le lanzó un hechizo y abracadabra… el abuelo se convirtió en una rana. La bruja siniestra moriría unos días después a causa de una intoxicación con veneno mortal de rana. En resumen, la maldad no paga.

Thomas, 1° de ESO

Category(s): Cuentos

Laisser un commentaire