LA NOCHE DE HALLOWEEN

Érase una vez una bruja. Era horriblemente fea, pero también terriblemente mala. Vivía escondida en el bosque porque tenía una nariz grande y la gente se daba cuenta fácilmente de que era una bruja.
Pero la noche de Halloween, como todos estaban disfrazados, ella aprovechaba para salir a la calle y hacer daño a los demás. 
La mañana del 31 de octubre preparó una poción para hechizar a los niños. Este hechizo convertía a los niños en burros si tenían malas notas. Ella mojó todos sus dulces y golosinas en el brebaje.
Dos chicas, Manon y Lucía, decidieron ir a la ciudad a buscar dulces, pero se encontraron con la bruja y les ofreció los dulces hechizados. Aceptaron y se los comieron. 

A continuación, un día Manon tuvo un 12.5 en matemáticas. Esto fue muy agradable para la bruja.
¡De repente, Manon se transformó! Pero con la inteligencia de Lucía, que acababa de darse cuenta de que los dulces estaban hechizados, recordó que para eliminar este hechizo, había que tener una buena nota en la próxima evaluación.
Finalmente Manon tuvo un 20/20 y volvió a aparecer, la bruja estaba muy enojada.
Pero ten cuidado, la próxima vez será tu turno. 

Candice, 1° de ESO

Bruja, 22 juin 2013, stux, https://pixabay.com/fr/illustrations/halloween-la-sorci%C3%A8re-hexenbesen-472294/ (CCO)

Category(s): Cuentos 2021

Laisser un commentaire