El coche

En un día normal, tenía la costumbre de llevar a mis hijos a la escuela y luego ir a trabajar. Aparcaba mi coche en su espacio de estacionamiento habitual, donde había un cartel con mi nombre escrito. Después de un largo día de trabajo todavía tenía que ir de compras y recoger a los niños. Alrededor de las seis cogí mi abrigo y las llaves de mi coche pero al llegar al estacionamiento de mi coche, no estaba allí, se había movido de una plaza. Estaba confundido, pero seguramente me había despertado mal, es posible equivocarse. Dos horas más tarde estaba en el supermercado con mi coche en el pasillo doce. Ahora tenía que encontrar mi auto. Así que caminé por la fila doce para encontrar mi coche pero no estaba allí. Esto era muy extraño. No pude encontrar mi auto. Así que busqué en el pasillo de al lado. Estaba allí, en la fila trece. Me había equivocado de nuevo, pero era mucho por hoy. Al día siguiente me atormentaba. Así que llamé a mi doctor porque pensaba tener un problema de la vista. Este problema se repetía de nuevo pero según mi doctor mi vista estaba perfecta y no me atreví a hablarle de ese problema. Este fenómeno se repetió todos los días de la semana cuando aparcaba mi coche en un lugar. No pude pensar en otra cosa. Un día tomé la decisión de tomar una foto del espacio de estacionamiento cuando llegué al trabajo. Ocho horas más tarde, llegué delante de la plaza de mi coche, se había movido de una plaza, como cada día. Tenía la confirmación con la foto. Pasaba algo sobrenatural aquí. Me atormentaba más que antes. Era muy serio y había que tomar una decisión y rápido, ir a ver a un psiquiatra.

Jeanne, 1° de Bachillerato

Category(s): Realismo mágico 2021

Laisser un commentaire