La cabaña abandonada

Fue el año pasado, en una tarde de verano. El cielo era azul, el sol brillaba. Iba andando por una playa donde no había nadie.

Poco tiempo después, el cielo se oscureció, la lluvia comenzó a caer sobre mí. Andé rápido, pero la arena se puso en mis espadrillas. Vi una cabaña. Escuché una voz que me decía : « ¡ no vayas a ese lugar ! » Era muy particular, oí la voz pero no supe quién era. Continué andando y la voz continuaba hablándome. Me dije que había un problema porque no había nadie conmigo. Andé muy rápido porque hacía mucho frío y la lluvia caía muy fuerte. Cuando entré en la cabaña, no había luz. Gracias a mi teléfono, pude encender una luz. En los muebles había mucho polvo. Oí algo y vi ratas. Me puse en una cama. Un relámpago iluminó la choza y vi una cara. Vino hacia mi y, reconocí la cara de mi abuelo que murió dos años antes. Había un silencio muy grande, y me dijo : « vete de este lugar o serás el regalo de los muertos ».

Elisa, 1° de Bachicherato

Category(s): Non classé, Realismo mágico 2021, Relatos

Laisser un commentaire